Hasta un 25% de la población cree padecer alguna alergia alimentaria aunque éstas son poco frecuentes en realidad,afectando a menos del 5% de los adultos según estudios en la población general. Un motivo frecuente de consulta al especialista de digestivo es la presencia de síntomas que los pacientes atribuyen a diversos alimentos. Las reacciones adversas a los alimentos son frecuentes y a menudo el paciente asume que son siempre de origen alérgico. Sin embargo las reacciones no inmunológicas son más comunes que las alergias alimentarias reales.Una alergia no es lo mismo que la intolerancia a los alimentos. La intolerancia a los alimentos puede producirse con algunos de los mismos alimentos que provocan alergias. La alergia alimentaria es debida a una respuesta inmunológica alterada después de la exposición (generalmente la ingesta) a un alimento. Hay múltiples tipos de alergias alimentarias cada una de las cuales tiene causas y síntomas diferentes. Los síntomas de la alergia alimentaria incluyen ronchas o eccema; voz ronca; sibilancia; hinchazón de los labios o el rostro; dolor abdominal; diarrea o vómitos; problemas para tragar; dificultad para respirar y picor en los ojos, la garganta o la piel.Por lo general, la intolerancia a los alimentos provoca dolor abdominal, retortijones o diarrea.

Alergia

 

Las alergias alimentarias verdaderas son reacciones adversas mediadas a través del sistema inmunológico, que ocurren de manera repetida cuando se ingiere un alimento específico. Las reacciones alérgicas aparecen en las dos horas siguientes a la ingestión del alimento, generalmente en los primeros 30-60 minutos.

La gravedad de los síntomas depende de la cantidad de alérgeno ingerido, de la sensibilidad de la persona alérgica y de la reactividad del órgano afectado, y pueden durar días. Existen otros factores que agravan las reacciones adversas a los alimentos, como el ejercicio físico, los analgésicos, el alcohol, el asma o las infecciones respiratorias. Su diagnóstico es difícil porque los síntomas habituales que producen, como el dolor abdominal, picor, náuseas vómitos o diarrea son poco específicos y pueden ser confundidas con otras enfermedades o problemas de salud. Las reacciones alérgicas mejor conocidas a alimentos pueden ser reacciones mediadas o no mediadas por IgE .

Los mecanismos de alergias a alimentos mejor estudiados se deben a la creación de anticuerpos de tipo IgE contra dichos alimentos. Los más frecuentes con la leche de vaca, los huevos, cacahuetes, nueces, pescado y marisco. El diagnóstico se hace por la historia clínica del paciente junto con la demostración de sensibilización a IgE bien mediante test cutáneos o test in vitro y la confirmación posterior tras la reintroducción del alimento en cuestión.Las reacciones alérgicas alimentarias mediadas por IgE son de inicio rápido , comenzando realmente entre unos minutos y dos horas después de la ingesta del alimento. Los síntomas suelen ser erupciones cutáneas, síntomas respiratorios o cardiovasculares y síntomas gastrointestinales.

-Urticaria y angioedema : Los síntomas dermatológicos más frecuentes son la urticaria y el angioedema y suelen aparecer a los pocos minutos de la ingesta del alimento desencadenante.

-Síndrome de alergia oral: Es una forma de alergia de contacto que es frecuente en pacientes con rinitis alérgica al polen Los síntomas son casi específicamente de la orofaringe e incluyen el inicio inmediato de picor en la boca y la garganta, irritación, engrosamiento de los labios, la lengua el paladar y la garganta después de consumir frutas y vegetales frescos.

Síntomas respiratorios: El asma y las alergias medioambientales (rinitis alérgica y conjuntivitis) son más frecuentes en niños con alergias alimentarias. Sin embargo son raras las rinoconjuntivitis alérgicas o el asma aislados en respuesta a la ingesta de alimentos. Una excepci´n es el “asma del panadero” causada por IgE tras inhalar proteínas del trigo pero que puede no aparecer sin embargo si el trigo es ingerido

-Síntomas gastrointestinales: Los síntomas gastrointestinales mediados por IgE incluyen náuseas , dolor abdominal, cólicos,vómitos y diarrea y son los más frecuentes en las reacciones anafilácticas debidas a alergias alimentarias. Sin embargo es raro que aparezcan como el único síntoma de una reacción alérgica a alimentos y generalmente se asocian con otros síntomas no digestivos. Los síntomas relacionados con el tubo digestivo superior (náusea, vómito y dolor abdominal) aparecen generalmente de minutos a dos horas de la ingesta mientras que los síntomas del tubo digestivo inferior , como la diarrea, pueden aparecer entre dos y seis horas después de haber consumido el alimento.

-Anafilaxis: Los pacientes pueden desarrollar una combinación de síntomas del aparato respiratorio, de la piel, del aparato digestivo o del sistema cardiovascular. Pueden llegar a producirse hipotensión, arritmias cardiacas e incluso el fallecimiento del paciente.

 

tabla alergias

Dentro de las alergias alimentarias se incluyen también otro tipo diferente en este caso mediado por células como la esofagitis eosinofílica, las enterocolitis inducidas por proteínas de los alimentos (que aparecen en niños pequeños) y la dermatitis atópica producida por algunos alimentos.

Las intolerancias alimentarias son reacciones adversas a los alimentos no mediadas a través del sistema inmunológico. La intolerancia alimentaria se da cuando el cuerpo no puede digerir correctamente un alimento o uno de sus componentes. Mientras que las personas que tienen realmente alergias alimentarias necesitan generalmente eliminar el alimento causante de su dieta, las personas que sufren una intolerancia pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o del componente alimenticio, sin que se den síntomas, excepto en el caso de personas que sean sensibles al gluten o al sulfito.Se pueden deber a factores relacionados con el alimento como la presencia de sustancias farmacológicas (histamina, sulfitos, cafeína) a déficits de enzimas del paciente (deficiencia de lactasa) a alteraciones del metabolismo específicas (como la galactosemia o la intolerancia al alcohol) o ser de origen desconocido. Los síntomas pueden ser muy variados pero generalmente no son graves y puede ser similares a los de una alergia (entre ellos náuseas, diarrea y dolor abdominal). Las dos causas más frecuentes de intolerancias alimentarias son la intolerancia a la lactosa y la intolerancia al gluten.

La intolerancia a la lactosa es debida a un déficit hereditario de lactasa .Suele dar síntomas en el lactante pero también aparece en el adulto.Hay diferencias raciales siendo más frecuente en la raza negra y en los orientalesLos síntomas suelen ser dolor cólico abdominal con diarrea líquida después de la ingesta de leche. El diagnóstico se hace mediante la sospecha por los síntomas y se pueden confirmar mediante pruebas de tolerancia de lactosa con un test del aliento.El tratamiento consiste en excluir de la dieta la leche y los productos lácteos, excepto el yogur que se suele tolerar. También se puede añadir lactasa (Nutira®) a la leche

La intolerancia al gluten o enfermedad celiaca (también llamada esprue no tropical, enteropatía sensible al gluten) aparece por una alergia a proteínas vegetales que tienen distintos nombres: gliadina (trigo), secalina (centeno), hordeína (cebada), avenina (avena).En su aparición Influyen factores genéticos y factores inmunológicos. Se produce una atrofia de las vellosidades intestinales que puede producir diversos síntomas. Cuando se sospecha se solicitan analíticas con anticuerpos específicos. Si son positivos se debe hacer una biopsia duodenal para confirmar la enfermedad.El cuadro clínico es muy variable y va desde formas silentes, es decir sin síntomas de ningún tipo, pasando por alteraciones analíticas leves hasta casos extremos de desnutrición. Entre los síntomas de la enfermedad celiaca están:

-síntomas digestivos: esteatorrea (heces líquidas o pastosas, voluminosas), eructos;distensión abdominal; flatulencia; anorexia,

– síntomas extradigestivos por malabsorción: retraso del crecimiento; anemia por déficit de Fe o ácido fólico; edemas por hipoproteinemia; hemorragia por déficit de vitamina K; osteomalacia por déficit de Ca y vitamina D; hipopituitarismo, insuficiencia suprarrenal, amenorrea, abortos repetidos; neuropatía periférica; aftas bucales recidivantes, glositis y queilitis.

Puede manifestarse a cualquier edad a partir de la introducción del gluten (entre 6 meses y 2 años). Si no se diagnostica en la infancia, mejora en la adolescencia y reaparece a los 30-40 años. El tratamiento consiste en la eliminación indefinida de la dieta de todos los alimentos con gluten.El pronóstico suele ser excelente si hace dieta sin gluten y generalmente en unos meses se normaliza la absorción

¿Cómo se diagnostican la alergia alimentaria y la intolerancia alimentaria?

La alergia y la intolerancia alimentaria se pueden diagnosticar adecuadamente utilizando métodos de detección científicamente válidos. Si se sospecha una alergia o una intolerancia se debe acudir al médico para que éste se asegure de que los síntomas no se deben a otra enfermedad y para que remita al paciente a un dietista o un especialista en alergias si es necesario.El primer paso para llegar a un diagnóstico fiable es conseguir un historial detallado sobre los antecedentes médicos del paciente y de sus familiares. Hay que prestar especial atención al tipo de síntomas, su frecuencia y a si se dan cuando se consumen determinados alimentos. También se debe realizar un reconocimiento físico completo del paciente. Algunas intolerancias alimentarias tienen pruebas específicas que las diagnostican como test de aliento o biopsias duodenales. Se pueden utilizar los siguientes métodos para detectar la enfermedad:

  1. Pruebas cutáneas
  1. Pruebas RAST (radioalergosorbentes)
  1. Dietas basadas en la eliminación de alimentos
  1. Pruebas de estimulación alimentaria a doble ciego

Estas pruebas deben ser realizadas por un médico especialista en Alergología. El resto de las formas de verificar las alergias alimentarias, como el popular test de Alcat no están probadas y pueden no tener ningún valor

Bibliografía

Shanti Eswaran, Jan Tack, William D. Chey. Food: The Forgotten Factor in the IrritableBowel SyndromeGastroenterol Clin N Am 40 (2011) 141–162

Cianferoni A, Spergel JM. Food allergy: review, classification and diagnosis. Allergol Int 2009;58(4):457–66

The European Food Information Council www.eufic.org

Federación de Asociaciones de Celiacos de España www.celiacos.org

Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex  www.aepnaa.org