Los marcadores tumorales son sustancias producidas por las células cancerosas o por otras células del cuerpo como respuesta al cáncer o a ciertas afecciones benignas -no cancerosas-. No son por tanto específicas de los tumores. Sin embargo es habitual que los pacientes nos soliciten la realización de marcadores tumorales como chequeo o que consulten preocupados porque se les ha detectado alguno. Recientemente diversos medios de comunicación se han hecho eco de un artículo publicado en la revista Science sobre una prueba nueva que incluiría hasta ocho marcadores tumorales para el diagnóstico precoz de diversos tipos de cáncer.

En este artículo el Dr JD Cohen utilizó una nueva prueba mediante la medición de proteínas circulantes en sangre y mutaciones del ADN. El test, denominado Cancer SEEK ,se aplicó a 1005 pacientes y permitiría detectar ocho tipos de tumores- ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colon -recto, pulmón y mama-. La sensibilidad varió según el tipo de tumor entre el 69 y el 98% para los de ovario, hígado, páncreas, estómago y esófago, tumores  para los que actualmente no hay pruebas de chequeo para la gente con riesgo promedio. La especificidad fue superior al 99%. Sin embargo el test solamente detectó el 43% de los tumores en estadio inicial.Si los resultados de este estudio se confirman en futuras investigaciones, podríamos asistir en los próximos años  a un cambio importante en la detección precoz de diversos tipos de tumores, incluyendo varios del aparato digestivo.Desafortunadamente los marcadores tumorales disponibles actualmente no tienen utilidad para diagnosticar el cáncer precozmente.

¿Qué son los marcadores tumorales? Son sustancias generadas por el cáncer pero también por células sanas del organismo en respuesta tanto a tumores como a patologías benignas. Por tanto pueden ser producidos tanto por células normales como por células cancerosas, aunque se suelen formar en concentraciones mucho más altas en caso de que haya un tumor. La mayor parte son proteínas, pero recientemente se han empezado a usar como marcadores tumorales análisis que detectan cambios en la expresión de los genes y cambios en el ADN de las células.Hay muchos tipos diferentes de marcadores tumorales. Algunos se asocian con un solo tipo de cáncer mientras que otros lo hacen con dos o más tumores diferentes. Además no hay marcadores para cada tipo de cáncer ni existe un marcador tumoral universal que sirva para detectar cualquier tipo de cáncer.

Estas pruebas tienen limitaciones. A veces situaciones o patologías no cancerosas pueden hacer que aumenten sus niveles. Además no todo el mundo con un tipo determinado de cáncer tendrá siempre elevado el marcador asociado con ese cáncer. Esto ocurre porque ningún marcador tumoral conocido tiene una sensibilidad y una especificidad del cien por ciento.

– La sensibilidad es la probabilidad de que para un sujeto enfermo se obtenga en la prueba un resultado positivo, es decir, la capacidad del test para detectar la enfermedad. O sea que si el marcador es positivo el paciente tendría el cáncer.

-La especificidad nos indica la capacidad de la prueba para dar como casos negativos los casos realmente sanos, es decir la capacidad para detectar a los sanos. Esto significaría que si el marcador fuera normal el paciente no tendría el cáncer.

Con los marcadores tumores actuales hay  muchos falsos negativos y falsos positivos, lo que tiene implicaciones muy serias. Es decir que la prueba puede salir negativa y que el paciente sí tenga el tumor y al revés, salir positiva y que no lo tenga. Si los médicos se basaran únicamente en estas pruebas para hacer chequeos del cáncer las consecuencias podrían ser desastrosas.

¿Y entonces para qué se usan? Tienen varias aplicaciones:

  • Aunque un marcador elevado puede sugerir la presencia de un tumor, por sí solos no son suficientes para diagnosticarlo. Por este motivo se suelen utilizar en combinación con otras pruebas como las biopsias para llegar a un diagnóstico.
  • También pueden ser usados antes de un tratamiento para determinar el tratamiento correcto. En algunos tipos de cáncer el nivel del marcador refleja la extensión de la enfermedad y a veces el pronóstico de la misma e incluso si es probable que respondan o no a determinados tratamientos. Algunos marcadores ayudan al médico a decidir si se debe añadir quimioterapia o inmunoterapia después de la cirugía  y/o la radioterapia. Otros permiten ver qué fármaco o combinación de fármacos funcionará mejor en cada paciente.
  • Pueden ser medidos periódicamente para determinar la respuesta al tratamiento. Un descenso en sus niveles o un regreso a valores normales puede indicar que el tumor está respondiendo al tratamiento.
  • Para descartar que haya reaparición del tumor tras los tratamientos o la cirugía.
  • Pueden ser útiles en el diagnóstico del origen del cáncer en los pacientes que cuando acuden al médico tienen metástasis generalizadas sin un origen claro.

¿Pueden ser usados para el chequeo del cáncer? El chequeo o cribado es la detección precoz de una enfermedad antes de que de síntomas. El objetivo de una prueba de chequeo es detectar pronto los tumores cuando son curables y antes de que crezcan y se extiendan. El uso de los marcadores como chequeo está muy limitado por varias razones:

-Como ya he mencionado el principal problema es, hasta la fecha,  que no son lo suficientemente específicos ni sensibles.  Para que una prueba de cribado sea útil tiene que tener una sensibilidad –ya hemos visto que es la capacidad de identificar correctamente las personas que sí tienen la enfermedad – y una especificidad –capacidad de identificar correctamente las personas que no tienen la enfermedad- muy altas. Hay que recordar que algunas sustancias usadas como marcadores tumorales se producen de forma normal en el cuerpo y que un valor “normal” no es siempre cero.

  • Sin una especificidad lo bastante buena podemos decirle a un paciente que tiene cáncer y en realidad no lo tendrá o que el tumor sigue creciendo pese al tratamiento –falsos positivos-. Esto acarreará estrés y ansiedad al paciente y la realización de pruebas innecesarias.
  • Sin una buena sensibilidad los resultados pueden dar un falso negativo. En este caso el marcador dirá que no hay tumor pero en realidad sí lo hay. O puede indicar que el tratamiento está funcionado cuando en realidad no lo está haciendo.

Por ejemplo el antígeno carcino embrionario -CEA- es un marcador que se asocia con el cáncer de colon. Sim embargo solamente el 70-80% de los cánceres de colon lo producen, lo que significa que el 20-30% de la gente con cáncer de colon no tendrá un aumento del CEA en sangre. Además únicamente el 25%   de los tumores en etapas iniciales tienen un CEA elevado.

-Otras enfermedades o situaciones-por ejemplo fumar- distintas que el cáncer pueden aumentar sus niveles.

-Los niveles pueden variar a lo largo del tiempo haciendo muy difícil tener resultados consistentes.

– El nivel de un marcador puede no aumentar hasta que el cáncer empeora.

– Algunos tumores no producen marcadores detectables en sangre y además algunos pacientes no tienen niveles altos incluso para aquellos tipos de tumores para los que sí hay marcadores.

-Hay tumores para lo que hasta la fecha no existen marcadores.

Por estos motivos la mayor parte de los marcadores tumorales usados de manera aislada no van a diagnosticar el cáncer más precozmente de lo que se hubiera diagnosticado de cualquier otra forma. Se usan siempre en combinación con otras pruebas -biopsias, escáners o resonancias-

En la siguiente tabla pueden ver algunos de los marcadores tumorales existentes, los tumores y enfermedades no cancerosas en los que pueden estar elevados y los valores normales:

 

PARA SABER MAS

  1. Artículo en El País
  2. Artículo en El Mundo
  3. Instituto Nacional del Cáncer de USA
  4. Sociedad Americana de Oncología Clínica
  5. Oncolink