El término intolerancia alimentaria se confunde muchas veces con el de alergia alimentaria y sin embargo son cosas diferentes.

-Las alergias alimentarias son un problema de salud importante. Los individuos con alergia a alimentos presentan síntomas, debido a que el organismo ha desarrollado anticuerpos contra alguna proteína presente en los alimentos. Este tipo de anticuerpos se llaman inmunoglobulina E (IgE). Para que se produzca esta IgE contra el alimento, la persona debe haberlo ingerido antes en alguna ocasión (sensibilización).Una vez que el individuo se ha sensibilizado, es decir, ha producido IgE contra un alimento determinado, presentará síntomas cada vez que lo coma (picor, hinchazón de labios o lengua, náuseas, vómitos o diarrea, rinitis, asma, mareo, caída de tensión e incluso pérdida de consciencia). Aunque pueden producir reacciones graves e incluso casos de fallecimiento, no hay tratamiento para las alergias alimentarias. Solamente pueden tratarse evitando el producto desencadenante o tratando los síntomas. El diagnóstico de una posible alergia alimentaria se hace por tanto midiendo anticuerpos IgE específicos contra alimentos mediantes análisis de sangre, mediante test cutáneos (skin prick test) con el uso de dietas de eliminación o mediante pruebas de provocación oral. Es importante que ante la sospecha de alergia a alimentos se consulte al médico alergólogo para hacer un diagnóstico preciso que evite dietas  restrictivas y que asegure la detección de todas las alergias importantes.

Intolerancia-Las intolerancias alimentarias son un grupo de reacciones adversas a los alimentos en las que no está involucrado el sistema inmunitario. La causa principal es el déficit de alguna enzima que impide metabolizar correctamente algunas de las sustancias presentes en los alimentos. La más frecuente es la intolerancia a la lactosa pero hay otras como la hipersensibilidad a los sulfitos (aditivos usados com conservantes en la industria alimentaria) o en la denominada “sensibilidad al gluten no celíaca”. El tratamiento consistirá en suprimir o limitar la ingesta del alimento en cuestión y mantener una dieta equilibrada que asegure el aporte suficiente de todos los nutrientes.Sin embargo dado que muchos síntomas digestivos aparecen después de las comidas, gran cantidad de pacientes están convencidos de que retirando determinados alimentos desaparecerán sus síntomas.Hay pruebas para intentar diagnosticas alergias alimentarias que se utilizan con frecuencia por practicantes de la medicina alternativa o complementaria pero que nunca han demostrado su utilidad de forma científica y que no son aceptadas hoy día. Entre estas pruebas están la determinación de IgG a alimentos mediante un análisis de sangre, la kinesiología, los test citotóxicos , las pruebas de activación de linfocitos y las pruebas electrodérmicas mediante el uso de electrodos

Test sanguíneo de intolerancia alimentaria o Test IgG. Cada vez vemos más pacientes que se han hecho los llamados “test de intolerancia alimentaria”, “test IgG de intolerancia a los alimentos” o “test de sensibilidad alimentaria”. Tienen otros nombres como “Test Alcat”, “Novo by Immogenics”, “Test A200”, “Test Fis”, “Yorktest Food Intolerance” o “ImmuPro30”. Aunque algunos médicos de la denominada medicina alternativa llegan a recomendar estas pruebas a sus pacientes, los test se hacen además sin control de ningún tipo en farmacias y laboratorios. Basta que llegue el paciente y lo solicite porque ha oido hablar de ellos para que se lo hagan sin supervisión médica. Eso sí, previo pago de una cantidad que puede suponer varios cientos de euros.El test tiene diferentes modalidades, pero lo más común es que la supuesta intolerancia a cientos de productos alimenticios o aditivos se “diagnostique” mediante una simple prueba de sangre. Acto seguido, aparece una larga lista de alimentos a los que, en teoría, se es “intolerante”.

Test de intolerancia alimentaria, ¿son válidos? El Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas ha revisado este tema. Su documento, titulado ‘Los tests de sensibilidad alimentaria no son una herramienta útil para el diagnóstico o el tratamiento de la obesidad u otras enfermedades’, subrayó que los llamados “test de sensibilidad alimentaria”:

  • -No han sido validados mediante métodos científicos .
  • -No han mostrado ser fiables ni reproducibles, además de no correlacionarse con los síntomas del paciente.
  • -Se promueven para el diagnóstico y tratamiento de patologías en las que no se ha demostrado la participación del sistema inmunitario.
  • -Pueden dar lugar a resultados confusos y a la instauración de tratamientos dietéticos ineficaces y, en determinadas ocasiones, potencialmente perjudiciales.
  • -Pueden retrasar el diagnóstico y el tratamiento adecuado tanto en la obesidad, como en la (verdadera) intolerancia alimentaria.
  • -Están desaconsejados por las sociedades de alergología e inmunología clínica de referencia.

Por tanto se ha demostrado que tener un determinado nivel de inmunoglobulina G (IgG) frente a un alimento, que es lo que “miden” estos test sea una intolerancia. Dado que estas pruebas han demostrado que no son útiles para el diagnóstico no se realizan hoy día en el Sistema Público de Salud español.

¿Y cuáles son las intolerancias que se pueden diagnosticar? La única intolerancia conocida y con verdadero diagnóstico es la intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche). La prueba es un test de aliento que sirve para comprobar si el organismo es capaz de romper ese azúcar. La enfermedad celíaca podría considerarse otra intolerancia diagnosticable, pero en realidad es una enfermedad del sistema inmunológico, no es una intolerancia.Así que sólo dos intolerancias son diagnosticables mientras que  los anuncios de los test hablan de hasta 600 alimentos analizables. Desgraciadamente no hay métodos diagnóstico para detectar otras intolerancias, aunque sí las alergias que son algo diferente Por tanto salvo la intolerancia a la lactosa y la celiaquía, el resto de posibles intolerancias no tienen una prueba diagnóstica específica. En esos casos el médico debe quitar e introducir alimentos que es la única forma de comprobar cuáles son los que provocan sensibilidades como síntomas digestivos, migrañas o alteraciones cutáneas. En realidad no son intolerancias sino que son alimentos desencadenantes. Existen listas de alimentos más propensos a ello pero no se detectan con análisis de sangre ni con otros métodos de la medicina alternativa como la electroacupuntura

Pese a que todo esto es conocido estos métodos tienen cada vez mayor éxito entre la población general. La mezcla de la ansiedad que le produce a algunos pacientes padecer trastornos crónicos de difícil tratamiento y deseosos de probar cualquier cosa, la moda de “lo natural” (para qué voy a tomar medicamentos si “somos lo que comemos”), la existencia de profesionales con pocos escrúpulos y la búsqueda de soluciones mágicas dan como resultado el uso cada vez mayor de estos test que conducen a dietas injustificadas que podrían limitar la calidad de vida y llevar a la desnutrición de los pacientes.Según la guía práctica de actuación diagnóstico-terapéutica publicado, por la Sociedad Española de Patología Digestiva SEPD, las pruebas comercializadas basadas en IgG son una falacia, confunden y no sirven para nada

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC)  cuestiona los tests de intolerancia alimentaria hechos en laboratorio y los enumera:

  • – El ALCAT Test, que analiza la reacción de los leucocitos frente a cien alimentos y veinte aditivos.
  • – El Test Novo Inmogenics se centra en pruebas citotóxicas que se realizan a partir de un análisis de sangre.
  • – Los tests que miden la reacción de anticuerpos específicos, incluida la inmunoglobulina IgG4, solo indican que el organismo reconoce el alimento con el que ha tenido más contacto.
  • – La cinesiología aplicada, que consiste en sujetar una botella de cristal con alérgenos y relaciona la pérdida de fuerza muscular con la intolerancia alimentaria.
  • – Provocación y neutralización subcutánea y sublingual y Test de DRIA. Ambos test suministran extractos de los alérgenos por vía sublingual (en el primer caso también subcutánea) y miden la pérdida de fuerza muscular posterior.
  • – Biorresonancia, parte de la creencia de que el organismo humano emite ondas electromagnéticas buenas y malas.
  • – La electroacupuntura mide la actividad eléctrica, en concreto la caída de la corriente en determinados puntos, para detectar intolerancias alimentarias

Por lo tanto si cree tener alguna intolerancia a alimentos consulte con su médico, pero no se deje llevar por publicidades engañosas

 

Bibliografía

  1. NIAID-Sponsored Expert Panel, Boyce JA, Assa’ad A, Burks AW, Jones SM, Sampson HA, Wood RA, Plaut M, Cooper SF, Fenton MJ, Arshad SH, Bahna SL, Beck LA, Byrd-Bredbenner C, Camargo CA Jr, Eichenfield L, Furuta GT, Hanifin JM, Jones C, Kraft M, Levy BD, Lieberman P, Luccioli S, McCall KM, Schneider LC, Simon RA, Simons FE, Teach SJ, Yawn BP, Schwaninger JM Guidelines for the diagnosis and management of food allergy in the United States: report of the NIAID-sponsored expert panelJ Allergy Clin Immunol. 2010;126(6 Suppl):S1.
  2. Huston DP, Cox LSEvidence-based evaluation for allergies to avoid inappropriate testing, diagnosis, and treatment.JAMA Inrn Med. 2014 Aug;174(8):1223-4
  3. American Academy of Allergy, Asthma&Immunology (AAAAI); the American College of Allergy, Asthma&Immunology (ACAAI); and the Joint Council of Allergy, Asthma&Immunology (JCAAI).
  4.  Sampson HA, Aceves S, Bock SA, James J, Jones S, Lang D, Nadeau K, Nowak-Wegrzyn A, Oppenheimer J, Perry TT, Randolph C, Sicherer SH, Simon RA, Vickery BP, Wood R, Joint Task Force on Practice Parameters, Bernstein D, Blessing-Moore J, Khan D, Lang D, Nicklas R, Oppenheimer J, Portnoy J, Randolph C, Schuller D, Spector S, Tilles SA, Wallace D, Practice Parameter Workgroup, Sampson HA, Aceves S, Bock SA, James J, Jones S, Lang D, Nadeau K, Nowak-Wegrzyn A, Oppenheimer J, Perry TT, Randolph C, Sicherer SH, Simon RA, Vickery BP, Wood R Food allergy: a practice parameter update-2014.J Allergy Clin Immunol. 2014;134(5):1016.
  5. Sicherer SH, Teuber S, Adverse Reactions to Foods Committee Current approach to the diagnosis and management of adverse reactions to foods.J Allergy Clin Immunol. 2004;114(5):1146.
  6. Beyer K, Teuber SSMedFood allergy diagnostics: scientific and unproven procedures.Curr Opin Allergy Clin Immunol. 2005;5(3):261.