Qué causa la dispepsia funcional

La dispepsia en un trastorno frecuente que afecta hasta el 30 % de la población. Los síntomas de dispepsia incluyen dolor o molestias en la parte superior del abdomen. En ocasiones el paciente refiere también ardor o sensación de presión. Estos síntomas están relacionados muchas veces con la comidas. Otros síntomas son la sensación de saciedad precoz con la comida, náuseas, eructos y distensión del abdomen. Los síntomas de dispepsia pueden desarrollarse debido a enfermedades como la úlcera péptica o la gastritis. Sin embargo la gran mayoría de los pacientes con dispepsia tienen una dispepsia funcional. Muchas veces la dispepsia se hace crónica y la mitad de los pacientes seguirán con síntomas a los cinco años.
La dispepsia funcional se puede considerar el equivalente en el estómago del síndrome del intestino irritable . Se diagnostica con una historia clínica por parte del médico y generalmente tras una endoscopia que descarte la presencia de lesiones. No se dispone de un tratamiento efectivo, en buena parte porque no se sabe cuál es su causa.

Se creía que la dispepsia era un trastorno psicosomático relacionado únicamente con el estrés y todavía es frecuente que se le diga esto a los pacientes. Sin embargo en los últimos veinte años se ha demostrado que existen alteraciones físicas. Entre ellas están un retraso en el vaciamiento gástrico, una mayor sensibilidad gástrica o la infección por Helicobacter pylori. También hay factores psicosociales implicados en esta enfermedad.

Estudios más recientes han descubierto la presencia de una inflamación de bajo grado en el duodeno en estos pacientes. Se desconoce el desencadenante de esta inflamación. Podría estar relacionada con algunos alimentos , el ácido del estómago, sales biliares y alteraciones de la flora bacteriana. Lo que se ha descubierto es que hay una pérdida de la integridad de la mucosa duodenal. Esto puede llegar a interferir con la función de los nervios del sistema entérico y producir una alteración del control neurosensitivo-motor.

Esta pérdida de la integridad de la mucosa se ha confirmado en estudios con endomicroscopia con láser confocal.

En un número reciente de The American Journal of Gastroenterology se publica un artículo en el que se usó esta técnica para estudiar la mucosa duodenal en pacientes con dispepsia funcional. Había un aumento significativo en la densidad de los espacios epiteliales en el duodeno. Además la resistencia eléctrica transepitelial era menor que en pacientes sin dispepsia. Había también un aumento de sustancias inflamatorias. Finalmente encontraron un tipo inflamatorio de muerte celular que contribuye al mal funcionamiento de la barrera epitelial. Comprobaron también que a más síntomas menor resistencia eléctrica.
Por lo tanto hay cambios a nivel de la mucosa duodenal como origen de la dispepsia funcional. No se trata por tanto de un problema psicosomático.

Estos hallazgos abren nuevas expectativas en el tratamiento de esta enfermedad.