¿Hay que tomar probióticos para ayudar a nuestro sistema digestivo?

Los probióticos son «bacterias amigables» o «bacterias buenas». Son bacterias que viven en el intestino y ayudan a que funcione bien y a defender el cuerpo de infecciones causadas por bacterias dañinas u otros gérmenes.

Los probióticos son por tanto microorganismos que tienen propiedades beneficiosas para nuestra salud . Tenemos probióticos de manera natural por lo que nos ayudan sin necesidad de tomar ningún suplemento adicional. Pero algunas personas usan complementos que contienen probióticos porque creen que les ayudarán a mantenerse saludables. Hay quien incluso toma «prebióticos«, que son suplementos que contienen una forma de alimento que favorece el crecimiento de lo probióticos. El problema es que, aunque está demostrado  que los probióticos ayudan al organismo, todavía no existen pruebas de que tomar pastillas o yogures con probióticos haga algo bueno.

Probióticos

En el tracto intestinal viven miles de millones de microbios que son necesarios para la salud, pero también tienen el potencial de contribuir al desarrollo de enfermedades por distintos mecanismos.

Hay cuatro métodos generales mediante los que se puede alterar la microflora intestinal: administración de antibióticos, prebióticos (es decir, componentes de la dieta que promueven el crecimiento y la actividad metabólica de las bacterias beneficiosas), probióticos (es decir, bacterias beneficiosas) o trasplante microbiano fecal. También es posible la combinación de estos métodos (simbióticos).

Hay varios mecanismos por lo que los probióticos pueden ser beneficiosos 

  • -Supresión de la invasión epitelial por bacterias patógenas 
  • -Mejora de la función de barrera intestinal 
  • -Modulación del sistema inmunológico. 
  • -Modulación de la percepción del dolor. 

¿Tomar probióticos ayuda a mejorar la salud? – Hay controversias porque algunos estudios han sugerido que las suplementos probióticos podrían mejorar la salud, pero otros no muestran beneficios.

Varias preparaciones de probióticos son prometedoras para prevenir o tratar diversas afecciones. Sin embargo, la mayoría de los estudios han sido pequeños y utilizan preparaciones probióticas altamente variables, y muchos tienen importantes limitaciones metodológicas. Esto  dificulta la conclusión inequívoca sobre la eficacia, especialmente cuando se compara con terapias probadas. Además, existen diferencias considerables en la composición, dosis y actividad biológica entre las distintas preparaciones comerciales, por lo que los resultados con una preparación no pueden aplicarse a todos los probióticos. Finalmente, el coste para el paciente pueden ser considerables. 

¿En qué enfermedades digestivas se han ensayado tratamientos con probióticos?

Actualmente no se considera que ningún  probiótico pueda ser el tratamiento estándar o el tratamiento primario de una enfermedad del aparato digestivo.Se ha estudiado su papel como ayuda en varias 

  • Diarrea del viajero. Algunos  probióticos, como Lactobacillus GG, disminuyen la incidencia de diarrea en viajeros en ensayos controlados aleatorios . En contraste, otra preparación de Lactobacillus, el Lactobacillus acidophilus  no viable no mostró beneficios en comparación con el placebo en un ensayo. Todos los probióticos no son idénticos y los resultados de los estudios realizados con un agente particular no pueden generalizarse.
  • Diarrea por antibióticos. No hay datos suficientes para respaldar el uso rutinario de los probióticos para la prevención primaria de la diarrea por antibióticos. En los pacientes que reciben antibióticos que se consideran en mayor riesgo de diarrea por Clostridium sí se recomienda la administración conjunta de probióticos.
  • Colitis ulcerosa: los beneficios de los probióticos en la colitis ulcerosa aún no se han comprobado. Algunos estudios con E. coli Nissle 1917 parecen mejorar la mantener la remisión y podría considerarse una alternativa en pacientes intolerantes o resistentes a las preparaciones con 5-ASA. VSL # 3 puede tener cierta eficacia en el tratamiento de la enfermedad activa como un enfoque complementario. De todos modos estos son resultados hechos en ensayos clínicos que todavía no tienen una aplicación práctica generalizada.
  • Pouchitis: Un producto llamado VSL # 3 podría ser eficaz  en la prevención primaria y secundaria de la pouchitis. Por lo tanto, es una opción razonable a añadir al tratamiento  médico estándar, aunque la eficacia a largo plazo es incierta.
  • Enfermedad de Crohn: sigue sin demostrarse un beneficio de los probióticos 
  • Diarrea infecciosa: podría ser útil en adultos y niños con enfermedad diarreica infecciosa. Si se usan probióticos, el tratamiento debe consistir en regímenes con Lactobacillus GG y S. boulardii. 
  • Estreñimiento: los ensayos controlados aleatorios disponibles sugieren una mejoría en la frecuencia de defecación y la consistencia de las deposiciones en pacientes adultos con estreñimiento crónico, pero con un beneficio limitado en los niños. Sin embargo, se necesitan estudios más amplios antes de que los probióticos puedan recomendarse rutinariamente en el tratamiento del estreñimiento crónico 
  • Intolerancia a la lactosa: no hay beneficios demostrados.
  • Encefalopatía hepática: los estudios iniciales se asociaron con una mejoría de la encefalopatía hepática. Sin embargo, un gran metaanálisis no ha demostrado beneficios demostrables. 
  •  Alergias: el papel definitivo de los probióticos para las afecciones alérgicas aún no se ha demostrado, aunque los resultados iniciales en estudios con niños con dermatitis atópica son prometedores.
  • Síndrome del intestino irritable: la evidencia científica no es convincente  para el tratamiento del síndrome del intestino irritable, probablemente debido a la marcada heterogeneidad en este trastorno. Hay un gran  desacuerdo en cuanto a qué agente o grupo de probióticos es más beneficioso y a qué subgrupos de pacientes deben darse. Aún no se ha comprobado un papel terapéutico definitivo y debe investigarse más a fondo en subgrupos de pacientes con síntomas distintos. 
  • Síndrome de sobrecrecimiento bacteriano El papel de los probióticos en el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado no está comprobado

¿Debo tomar pastillas de probióticos rutinariamente? – No. No debe tomar probióticos, a menos que su médico se lo indique. No hay un beneficio comprobado de tomar píldoras probióticas en la población sana.

¿Debo comer yogurt con «bífidos activos»? – Los productos de yogurt que tienen «cultivos activos» tienen probióticos en ellos. Si le gusta el yogur y puedes digerirlo normalmente, probablemente no haya daño en tomarlo. Es posible que comer yogurt ayude a su digestión y lo ayude a mantenerse saludable.El yogur bajo en grasa puede ser parte de una dieta saludable pero nada más.

Es evidente que el entusiasmo del público por los probióticos ha superado la evidencia científica. Sin embargo se necesitan ensayos clínicos controlados multicéntricos grandes y bien diseñados para aclarar su papel.

A %d blogueros les gusta esto: